Jaime Bonilla arremete contra Cervecería Insurgente

El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez acaba de anunciar que se retira de manera definitiva el permiso de operación a la “Cervecería Insurgente”, dando como motivo de supuesta-mente la “Cervecería Insurgente” habría obtenido su permiso gracias al “abuso de influencias” en anteriores gobiernos.

También detallo que, la empresa cervecera por violaciones a los estatutos y los reglamentos de la ciudad de Tijuana. Esto fue lo que comentó el gobernador la mañana del día de hoy:

“Ya que existe un hospital a menos de 40 metros de ahí, y ahora una queja tremenda de los residentes porque están lanzando la levadura al drenaje y eso ha causado un tremendo problema de malos olores”.

Dijo también que no se puede industrializar un área sin autorización de las autoridades, como también establecerse ellos mismos sin permiso de suelo. Esta situación se ha presentado desde el mes de octubre del 2019, cuando el Ayuntamiento de Tijuana, encabezado por Arturo González Cruz clausuró el lugar.

Todo esto resulto en que los propietarios y clientes ya encariñados con el lugar se manifestaron, dando como respuesta que la suspensión de actividades había sido por poner el local frente a la casa del Alberto Bonilla, hermano del gobernador morenista, a pesar de SI tener todos los permisos desde el 2012.

Meses después el Tribunal de lo Contencioso rehabilito las operaciones de la cervecería, mientras se llevaba el juicio. Acto siguiente, el Tribunal volvió a clausurar actividades (el 26 de diciembre) lo cual se consideró como un acto ilegal.

Tras las declaraciones del gobernador Bonilla Valdez los empresarios cerveceros manifestaron que es una acusación falsa hacia la “Cervecería Insurgente” ya que carece de bases y no hay pruebas más que la afirmación del gobernador.

Los dueños de “Cervecería Tijuana Insurgente” dieron un comunicado donde pusieron:

“Jaime Bonilla se ha dedicado a levantar acusaciones falsas en contra de nosotros, sin ofrecer pruebas en ningún momento”.

Resaltaron que los mandatarios argumentan que los residentes se quejan, aunque la única residencia cercana al lugar es la casa del hermano, Alberto Bonilla Valdez.

También hemos hecho una indagatoria, donde se investigó que dicho lugar SI ha tenido los permisos correspondientes desde el año 2014. Entonces, ¿Será sólo un capricho?.

Algo que llamo nuestra atención fue que en el comunicado que dio la cervecera mencionan que

“¿Por qué el gobernador opina y hace declaraciones sobre temas que competen al municipio? ¿Por qué llevan meses el Gobernador Jaime Bonilla insistiendo con clausurar nuestra empresa, a como dé lugar?”.

Pidiendo también que se apoye a los creadores de cerveza artesanal de la región y se respete sus derechos como empresarios que, levantan la posición nacional e internacional de Baja California. Es necesario NO pasar por alto situaciones así, ya que dan pie a la clausura ILEGAL e INJUSTIFICADA de cualquier lugar, poniendo en riesgo a todo nuevo empresario; tomando en cuenta y no olvidando que la “Cervecería Insurgente” es una de los artesanos de cerveza más importantes y reconocidos por los tijuanenses y toda la región.