Salinas Pliego compartió 4 mensajes sobre el “maldito virus”

CIUDAD DE MÉXICO.- Ricardo Salinas de Pliego, dueño de Grupo Salinas, publicó este lunes cuatro mensajes sobre “el maldito virus”, en los cuales plantea que el gobierno deje de implementar reglas y respeten el derecho de las personas que quieran salir a seguir su vida con normalidad.

El primer punto compartido por la segunda persona más rica del país indica que “el maldito virus jamás va desaparecer” y nadie sabe cuándo habrá una vacuna o cura.

En segundo lugar señala que enfrentamos una incertidumbre nunca antes vista y el miedo está presente en gran parte de los hogares, por lo que entiende el miedo a lo desconocido, y contraer una enfermedad para la cual aún no hay vacuna ni tratamiento.

Como tercer punto expresa que tenemos que aprender a coexistir con el virus. “Es un riesgo más que nos presenta la vida. Estoy convencido de que lo responsable es sumar y construir una solución adecuada para nuestro país”.

Y como cuarto punto señala que son millones de personas las que quieren seguir con sus actividades, eligiendo con libertad lo que les conviene y aceptando el riesgo natural de vivir en un entorno incierto.

Destacó que sugerir lineamientos para enfrentar la enfermedad está bien, pero usar la amenaza y la fuerza pública para imponerlos, no. “Dejen de sembrar pánico y miedo con sus campañas masivas de publicidad. Parece que desean tener al ciudadano en estado catatónico para que no pueda pensar y actuar por cuenta propia”. 

A los ciudadanos que han decidido quedarse en cuarentena, les dijo: “Respetamos tu decisión y tu derecho a quedarte en casa, pero pedimos que tú respetes nuestro derecho a salir y vivir como queremos.Nosotros pensamos que el mundo cambió y no es momento de lamentarse, sino de adaptarse a esta nueva circunstancia, te pido que respetes nuestros esfuerzos por adaptarnos y continuar activos”. 

Indicó que aquellos que tienen los medios para quedarse en casa por tiempo indefinido, pertenecen a una muy pequeña minoría privilegiada. “No se vale imponerle tu visión a los demás desde un cómodo sillón. Practica la bondad hacia los más necesitados”.