“La fiscalía demostró que dejará pasar la corrupción”: Héctor Cruz

El ‘carpetazo’ al llamado caso de los ‘moches’ en el gobierno estatal es un mensaje a la ciudadanía de continuación de la impunidad.

La decisión de la Fiscalía Estatal de concluir con las investigaciones de quienes fueron señalados por corrupción en el equipo de transición del ahora gobierno del estado, fue calificada no sólo cómo lamentable, sino cómo una prueba de que dicha institución está dispuesta a dejar pasar los actos de corrupción, acusó esta mañana el diputado federal Héctor Cruz.

La decisión comunicada el miércoles de no continuar con el proceso de investigación contra Cynthia Gissel Soberanes y Jesús Demian Núñez, es el primer resolutivo que expone ante la ciudadanía una señal de complacencia a los funcionarios que cometan actos de corrupción, afirmó el legislador tijuanense.

“El hecho de que, en la fase inicial de su ejecución, los activos no hubieren tenido el carácter de funcionarios públicos, no precluye la actualización de un delito; quizá el cohecho como tal no se haya configurado, pero ciertamente existió un delito”, explicó en su calidad de abogado.

“Esta decisión marca un precedente: la Fiscalía de la que tanto se esperaba y tanto se promociona, da muestras de que es la misma gata pero revolcada; salieron iguales que los panistas”, agregó.

En ese sentido, recordó que al inicio del proceso lanzó un exhorto desde el Congreso de la Unión para que fuera la Fiscalía General de la República (FGR) la que atrajera el caso, ya que existían señales de la poca voluntad de las autoridades locales para proceder con una investigación seria.

Ahora que la Fiscalía Estatal de Investigación (FGI) ha resuelto, dijo, la posibilidad de que el acto sea investigado por otras instancias es poco probable, a menos que la propia víctima testifique.

Sobre la decisión judicial dijo: “No había lugar a no ejercicio de la acción penal. El pretexto de la insuficiencia probatoria es risible, ya que las conversaciones en plataforma digital de mensajería son pruebas y hacen prueba debidamente incorporadas a través de un dictamen que establezca la autenticidad de la matriz de que se hubieren obtenido. Esto se podría lograr perfectamente con el móvil del denunciante. Hizo falta solamente voluntad”.

Héctor Cruz pidió que “la víctima del delito, el llamado ‘huevero’, tenga el valor cívico y la integridad de solicitar la audiencia a qué se refiere el artículo 258 del código procesal de la materia; de lo contrario, tanto la ex secretaria como el ex oficial mayor, se habrán burlado de nosotros, quedando impunes”.

“El mensaje hacia los ciudadanos es más que negativo, es de continuación de la impunidad. Ni la FGI, ni el Sistema Anticorrupción ni la Secretaría de la Honestidad cumplieron con la gente cuando tenían la mejor oportunidad para demostrar algo de voluntad para cumplir lo que tanto prometieron”, concluyó.